BIENES MATRIMONIALES, SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO